domingo, 24 de mayo de 2015

Y ahora me retan con un goblin pitufo.



Muy buenas.

Domingo de votaciones y de relax en casa, ¿y que me pongo a pintar? Un goblin azul a lo pitufo.

Como algunas de las personas que conozco de esto de las miniaturas son unos cachondos mentales, no es raro que a veces se les vaya la pinza un poco, arrastrándome a mí en este caso a sus locuras. No se me ocurrió otra cosa que pasarme por mi tienda habitual (e-minis Málaga) y enseñarle mi fabuloso orco rosa a los amables y locos dependientes, a los que después de un rato de charla…

“Oye kaniho, no estaría mortal pintar un goblin de esos de los antiguos en plan pitufo, ¿verdad?”

¡Claro, porque no! Además que tengo alguno que otro por ahí tirado en una caja.

Nuevamente en vez de atender a mis obligaciones, aunque por lo menos he imprimado unas cuantas minis de las que tengo que pintar, me pongo manos a la obra con este reto.

Tampoco tiene mucha explicación de pintura ya que me entretuve con esta menos que con el rosa. Así que básicamente imprimación gris, el azul de la piel, un poco de marrón…





Ya después de esto me centraré en acabar otras cosas más importantes que tampoco se puede estar muchos días de cachondeo. Aunque me han dado ganas de pintar un par de pitufos más, con papa pitufo y pitufina.

Es todo por hoy, otra entrada chorra para el blog, espero que os guste.

Un saludo.

P.D.: No voy a escuchar a nadie en unos días si me dice algo en plan “pues sería gracioso pintar….”.

jueves, 21 de mayo de 2015

¿Un orco rosa? ¡Acepto el desafío!



Muy buenas.

Hoy vengo con algo un tanto especial. No me apetecía por diversos motivos continuar con mis obligaciones de pintura, así que hoy he destinado la tarde a una de esas cosas que se tienen pendientes durante mucho tiempo y no quería que pasara más sin hacerla.

¡Pintar un orco de rosa!

Y por qué os preguntareis. Esto viene de unos años atrás de las conversaciones con una amiga en los ratos libres que teníamos entre clase y clase de la universidad. Yo le comentaba sin tapujos que me gustaba esto de los “muñequitos” de pintar y jugar con ellos, a lo que no se extrañaba porque ella en una ocasión también había pintado algo, no recuerdo ahora bien los motivos que le indujeron a ella tal actividad…

Pues en esas conversaciones me decía que había pintado un orco, el cual como tenía falda ella asoció a que era “chica” y por tanto la falda debía ir de rosa. Aberración es lo pensaba yo con tal visión en mi mente del pobre piel verde con tan ofensivo atuendo. A lo que ella me decía que yo le tenía que pintar un día uno pero claro, igual de “femenino”. ¡Si si claro!  Es lo que le contestaba.

Pero aunque cumpla parte de la promesa me niego a pintar un orco con falda rosa, pero no de pintarlo de rosa. Pensé que ese tono de piel le daría un aspecto cómico y que igualmente le parecería bonito a ella, acompañándolo de un vestido azul para que destacara mejor su tez brillantemente rosa.

“Tengo una muñeca vestida de azul…”

Lo siento no he podido contenerme el cantar mentalmente la canción…

A la hora de montarla no quería ponerle espada o lanza, ni otro arma en las manos, así que por si no fuera suficientemente humillante su color de piel le puse una fregona en la mano. Ningún orco que se precie querría combatir al lado de este raro engendro mutante. Estaría más tiempo descojonándose de él que pendiente de la pelea. No le quedaría más remedio al pobre que quedar relegado a otras labores dentro del campamento…

Me dejo de rollos e historias, disfrutad o echaros las manos a la cabeza con la miniatura:







Tengo que decir que es muy liberador hacer estas cosas para nada convencionales de vez en cuando, ya que fomentan un poco la creatividad y se alejan de los cánones habituales de lo que deben ser las cosas.

Ahora no me encuentro inspirado, pero más adelante me gustaría hacerle algún tipo de trasfondo o historia personal del “chico rosa” que explicara los posibles orígenes de su extraño color. Quizás no le dio el sol de pequeño mientras crecía, o se alimente solo de pétalos de flores rojas, podría ser el primer caso de “orco albino”, su madre tuvo un desliz con un humano, el hechicero de la tribu pudo experimentar con él algún raro sortilegio…

Pues eso es todo por hoy, comentarios e insultos por la ofrenda son bienvenidos.

Un saludo.

P.D.: Esto va por ti A.S. ya te lo regalaré cuando te vea.

lunes, 18 de mayo de 2015

Wissenland, otros cinco más.



Muy buenas.

Hoy entrada corta con otros cinco espadachines más pintados y listos para unirse a la batalla.





Ya los veis como van encajando en formación, no sin algunos tropiezos y “apuñalamientos” por la espalda, pero no hay manera de conseguir que todos encajen en cualquier posición. Habrá que jugar al tetris con las miniaturas para encajarlas bien.

Iré preparando el aerógrafo para imprimar las otras 10 y pensar en el quebradero de cabeza que serán los escudos a la hora de ponerlos en formación.

Ya no mostrare más cosas de esta unidad hasta que no la termine por completo, mientras planteare otras cosas que enseñaros que están a un lado de la mesa de trabajo.

Un saludo.

jueves, 7 de mayo de 2015

Wissenland.



Muy buenas.

Vamos a cambiar un poco de tercio, hoy nada de escenografía. En esta ocasión muestro el principio de una unidad de imperiales de Warhammer, espadachines para ser más concreto, de la región de wissenland.

Respecto al trasfondo correspondiente no tengo ni idea, la verdad. Estas miniaturas son otro encargo de pintura, así que los colores vienen impuestos por criterio del cliente.

Los colores clásicos de esta región son una mezcla de blanco y negro, con todos los tonos de grises intermedios, más un toque de rojo vivo que hace destaquen en batalla. Para ello me puse primero con un par de muestras para ver el resultado y tomar la decisión de los tonos en concreto.


No le hice fotos al proceso de pintura, pero paso a explicarlo por encima.

A la vista que en blanco y gris oscuro quedaba bien, esos fueron los tonos elegidos. Como las miniaturas ya me las dieron montadas, el primer paso fue imprimación en gris de vallejo con el aerógrafo, que es perfecto para base del blanco. Lo siguiente es el gris oscuro intercalándolo en las prendas de distintas formas, para que no todos fueran vestidos exactamente igual. El negro es para mí fundamental antes de pintar todo lo que sea metálico.

Quedando definido eso, toca ponerse con detalles en marrones como son correajes, calzado, bolsas varias, fundas,… Los rojos los reservamos para plumas y las cintas que llevan colgadas por todas partes. No nos olvidemos de la piel, caras manos e incluso pies, que algunos van descalzos.

Por último, ensombrecemos con aguadas de negro las partes metálicas y grises oscuras, además de algunas marrones. Con un gris claro damos las sombras al blanco y tinta marrón para la piel y el rojo. La tinta que uso para el rojo es más oscura que la de la piel.

Los pergaminos escritos son en base de hueso con un poco de blanco aguado por encima, las letras con negro un pelín aguado y con puntitos o líneas sin mucho cuidado. Total tampoco es algo que tenga que leerse…

Después de ver las fotos, veo que me tocará pintarle los dientes a alguno que otro, que es un detalle que se me ha pasado. Las peanas las pintaré en conjunto con todos terminados.

El resultado de los cinco primeros pintados:



También os muestro la foto de los otros cinco que tengo preparados para seguir con ellos. Creo que a estos les meteré algo de rojo en los ropajes, o por lo menos a un par.



Dejaré para el final la primera fila, donde están el personaje (ya pintado al que solo le retocaré un par de cosas), músico y estandarte. Los escudos serán el último detalle a pintar y pegar, ya que tendré que asegurarme que no tropiezan mucho las miniaturas cuando se los ponga, además que me habrían estorbado si se los hubiera pegado de antemano. Estos serán rojos con una cruz en relieve en negro.

Ya iré mostrando mas avances.

Un saludo.

domingo, 3 de mayo de 2015

Depósito de combustible, dándole unos brochazos.



Muy buenas.

Hoy toca mostrar como he dejado pintados los depósitos de combustible.

Primero me preocupe por ver como imprimarlos con algo que hiciera que la pintura agarrara bien en los botes de plástico, ya que estos son un poco “resistentes” a la misma. Para ello seguí los consejos de un par de amigos que me recomendaron que usara espráis de la marca Montana, en concreto unos que se llaman “water base”. Fui a la tienda más cercana a mi casa donde sabía que podría encontrar dichos espráis, pero para mi desdicha no tenían de esos en concreto, solo los habituales de la marca.

Aun así, siguiendo las recomendaciones que amablemente me hizo el dependiente, me pillé uno de los normales en color gris oscuro, que espero poder usar en mas cosas. Y después de usarlo comprobé con alivio y alegría que agarraba bastante bien.

El resultado en la siguiente foto:


A continuación le di un poco de azul oscuro con aerógrafo en los laterales, que me serviría de base para otro paso posterior. Cortando unas tiras de cinta de carrocero las pegue en esos mismos laterales tapando con cuidado el azul de fondo.



Este es el momento de darle el color que quería al conjunto. Partiendo primero de imprimación gris, le doy una capa de blanco a todo. Una vez seco le retiré las tiras de cinta de carrocero para descubrir el azul del fondo.



Momento de esperar que se seque el blanco, me pongo a limpiar el aerógrafo. A lo que saco después los pinceles para darle con azul más claro a las tiras laterales, procurando deja un filo del oscuro por los bordes, a las válvulas superiores y al cuadro de control. Para romper la monotonía del blanco, le pinto de gris lo que serían los apoyos del depósito, y ensombrezco con ese gris y con el azul oscuro algunas zonas.


¡Cuidado Muñoncitos! No golpees los depósitos, podrías llevarte una explosiva sorpresa. Menos mal que no fuma.

Por ahora se quedan así, limpios como la patena. Quizás en otra ocasión le dé algo de suciedad propia de elementos que están a la intemperie.

A ver que más se me ocurre para reciclar…

Espero que os haya gustado, hasta otro día.