domingo, 24 de agosto de 2014

Preparando un campo de batalla, muros y puerta.



Muy buenas.

Esta semana he aprovechado los días de la feria de Málaga para quedar con un buen amigo, teníamos pendiente plantear un campo de batalla para una misión especial que queremos hacer para empezar una campaña con trasfondo, con la cual nos inspiremos a terminar (o empezar) de pintar nuestras miniaturas.

Se tratará de una zona exterior de una pequeña ciudad o pueblo, en la que pondremos un puesto de observación cerca de unas cuantas casas. Este puesto estará compuesto de unos cuantos muros prefabricados de hormigón y de una torre de vigilancia, tal como muestra la fotografía.


El tubo de cartón es para que se vea aproximadamente donde y como se vería la torre. Para esta usamos como base un tubo de PVC de cañerías de saneamiento de 75 mm de diámetro.

Para que tenga una entrada se le fabricara una puerta abatible del doble de longitud que un muro simple, teniendo así una puerta de unos 6,5 cm de paso, suficiente para que entrara un vehículo ligero.


Esta puerta tendrá una sola hoja con un diseño simple con pocos detalles, no veo necesario mucho adorno a una puerta como esta, cuya función es solo dar paso o no al interior del puesto de vigilancia.



Al igual que en los muros prefabricados de hormigón, a la parte de soporte de la puerta se le dio un texturizado con una mezcla de bicarbonato, cola y agua.


A partir de aquí no hay fotos del proceso intermedio, ya que pintamos los muros y demás en casa de mi amigo y no llevé la cámara de fotos todos los días, además de que no paramos en cada paso para fotografiar nada.

Aquí el conjunto de muros, intersecciones, garita y puerta que pintamos.


En esta ocasión en vez de pintarlos con el gris piedra, que daba un tono muy verdoso a los muros, optamos por colores grises más clásicos, ensuciándolos después con aguadas de marrones rojizos y ocres. Para el gris de los muros usamos pintura acrílica de Titanlux, más cantidad de pintura a un precio más económico, ya que se gasta mucha pintura con la escenografía y no ganaríamos para botes de Vallejo.

Como podéis ver, pintamos más muros de los que nos hacían falta porque ya que nos poníamos con ello le metíamos mano a un buen puñado, para poder usarlos más adelante en otras cosas.


Aun con esto el resultado es muy bueno una vez los guarreas con las aguadas.


Una vez avanzamos con esto (y otras cosas que mostraré más adelante), le quisimos poner un toque de distinción a la puerta, con una numeración que también se le pondría a la torre de vigilancia.



En los próximos días publicaré más fotografías con otros elementos del campo de batalla, como son la torre de vigilancia, las casas y unos cuantos muros de ladrillo.

Ahora solo queda esperar vuestros comentarios sobre que os parece por el momento  lo que estamos haciendo.

¡Un saludo!

4 comentarios:

  1. Animo!

    De momento la cosa pinta genial

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el proyecto. Me quedo con la idea del puesto, a lo mejor te la copio un poco jejeje

    ResponderEliminar